jueves, junio 07, 2007

El Castillo de los Pirineos


"El Castillo de los Pirineos". René Magritte. S. XX.

Vuelvo otra vez a recurrir a uno de mis pintores favoritos, en esta ocasión como muestra de mi más sincero agradecimiento. Personas que valen por lo que son y por lo que somos nosotros cuando estamos con ellas.

Max Ernst decía una frase que, con ser huidiza, revela algo del misterio de Magritte: “Hace un tiempo de Magritte”. Para Pere Gimferrer, autor de una excelente monografía sobre el pintor belga, lo que Ernst trataba de expresar con tan enigmática frase es que Magritte es una climatología, una propensión, un estado de ánimo, un mundo, una atmósfera.

Para crear su mundo, en consonancia con las más genuinas perturbaciones surrealistas, Magritte recurre siempre a la realidad: se apropia de sus elementos y les desplaza el sentido combinándolos con otros elementos o soltándolos en paisajes en los que nunca podríamos encontrarlos en la pobre realidad o aumentándoles el tamaño desmesuradamente.

Los mejores hallazgos de Magritte se dan en los momentos en que es capaz de llevar la combinación a un estado donde no hay precipitaciones retóricas. En “El Castillo de los Pirineos”, una roca inmensa está coronada por un castillo que va a caer al mar (o puede que no caiga, sino que despegue, o quizá está suspendida en el aire). Como dice Gimferrer, Magritte ha pintado cosas inexistentes en el ámbito de la percepción fenoménica, e inconcebibles con los datos de que ésta dispone.

Magritte crea un tiempo distinto, otro clima, otro mundo.


"Amigos"

No importa el lugar
el sol es siempre igual
no importa si es recuerdo
o es algo que vendrá

no importa cuanto hay
en tus bolsillos hoy
sin nada hemos venido
y nos iremos igual

pero siempre estarán en mi
esos buenos momentos que pasamos sin saber
no importa donde estas
si vienes o si vas
la vida es un camino
un camino para andar

si hay algo que esconder
o hay algo que decir
siempre será un amigo
el primero en saber

porque siempre estarán en mi
esos buenos momentos que pasamos sin saber
que un amigo es una luz
brillando en la oscuridad
siempre serás mi amigo
no importa nada mas

porque siempre estarán en mi
esos buenos momentos que pasamos sin saber
que un amigo es una luz
brillando en la oscuridad
siempre serás mi amigo
no importa nada mas

que un amigo es una luz
brillando en la oscuridad
siempre serás mi amigo
no importa nada mas

(Enanitos verdes & Alejandro Nerner)

5 Comments:

Anonymous Alberto said...

Es imposible perderse en este cuadro a pesar del cielo.

La sensación es de libertad a pesar del aislamiento del castillo sobre el mundo que queda a sus pies.

A veces me gustaría estar en el castillo. Otras contemplarlo en la orilla, oliendo a mar mi soledad y yo.

Pero nunca perdería el norte de dónde estoy en cada momento.

Gracias por lo que me toca.

09 junio, 2007  
Blogger cholo said...

La vida no es un block cuadriculado / sino una golondrina en movimiento / que no vuelve a los nidos del pasado / porque no quiere el viento. /… / Y jugar por jugar / sin tener que morir o matar, / y vivir al revés / que bailar es soñar con los pies.
J. Sabina

17 junio, 2007  
Blogger El Peregryno said...

Qué imagen tan maravillosa, me gustó esa reflexión

18 junio, 2007  
Blogger Gorgopilo said...

La verdad es que me ha gustado ver que escribes sobre cosas de arte. Además escribes como si supieras (jeje).

Por esto y por la amistad que tengo con vosotros, os pedí a Lupe y a ti lo de la exposición. Haber si os llamo y quedamos esta semana para que os la enseñe.

Gracias por todo

19 junio, 2007  
Anonymous Anónimo said...

"My painting is visible images which conceal nothing; they evoke mystery and, indeed, when one sees one of my pictures, one asks oneself this simple question 'What does that mean'? It does not mean anything, because mystery means nothing either, it is unknowable."

René Magritte

15 julio, 2007  

Publicar un comentario

<< Home